La vida sin cultura, es como una lasagna sin queso